Go to Top

Prepárate para la digitalización. Capítulo 3.

 Estar o no estar … ¡¡DENTRO!!. digitalización, digitalización, digitalización digitalización, digitalización

En el post anterior hablábamos de estar conectado. Esto es equivalente a estar en el sitio correcto, pero no es suficiente todavía. Hay que estar “DENTRO”. Una vez conectados, para poder interactuar necesitamos determinadas aplicaciones(1) informáticas. Seguimos, desde lo básico, avanzando en el entendimiento de cómo desarrollar nuestras competencias frente a la digitalización.

Las aplicaciones las vamos a utilizar desde nuestro ordenador(2), desde nuestro móvil o desde nuestra tableta. En la jerga digital a las aplicaciones para móviles y tabletas se les denomina “apps”, que realmente es una abreviatura del término “application” en inglés. La jerga digital está trufada de términos en inglés, mencionaré los más comunes para que te suenen, pero siempre tienes la Wikipedia para profundizar.

Cuando tenemos una aplicación instalada en nuestro dispositivo tenemos que configurarla con nuestras preferencias, que quedan guardadas en el programa bajo nuestro perfil de usuario. El perfil de usuario de una aplicación está compuesto por la identidad de usuario y dichas preferencias.

La identidad de usuario es un concepto muy importante. Normalmente lo constituyen dos parámetros: el nombre de usuario y la contraseña. Te recomiendo que lleves un control exhaustivo de todas tus identidades de usuario en todas las aplicaciones en las que has tenido que darlo.

Una sencilla tabla de cinco columnas: Nombre de la Aplicación, Dirección de internet (en aplicaciones o servicios on-line, pe Facebook), tu Usuario, tu Contraseña y Comentarios, por si tienes que resaltar algo. Sin un control detallado puede convertirse en un caos inmanejable.

Cada vez que abrimos la aplicación y nos identificamos como usuario esta se mostrará según las preferencias que le hayamos definido. Una vez que estamos identificados en la aplicación se dice que tenemos una “sesión establecida”. Es como estar conectado con la aplicación y todo lo que eso implica, respecto a las funcionalidades que gestiona hacia nuestro usuario específico y respecto al universo conectado.

La aplicación imprescindible es el navegador (pe. Google Chrome, Microsoft Explorer, Mozilla Firefox, Apple Safari…). Puede estar preinstalado en el dispositivo junto con el Sistema Operativo(3), pero puedes cambiarlo si lo prefieres. Te pedirá que te des de alta (normalmente corresponde a que, como nuevo usuario, definas los parámetros de tu identidad) o a que te registres con tu identidad de usuario, si ya estuvieras previamente dado de alta. Una vez registrado la aplicación te identificará y se configurará de acuerdo a tus preferencias.

Otra aplicación imprescindible es la del correo electrónico (e-mail). Lo mas popular hoy en día es tener el servicio de correo electrónico gratuito a través de un proveedor on-line, como el Gmail, Yahoo, Hotmail, etc. Esto se denomina webmail, porque accedemos al mismo a través del navegador de nuestro dispositivo y toda la gestión que hacemos de nuestro correo la hacemos, no en nuestro dispositivo u ordenador, sino en los ordenadores de nuestro proveedor de servicios de e-mail.

El buzón de mail no está, físicamente, en nuestro dispositivo y sin conexión es inaccesible. Como siempre, cuando accedemos por primera vez al proveedor seleccionado nos solicitará que creemos una cuenta nueva, o si ya la teníamos creada, que nos identifiquemos.

El caso de Google es especialmente importante. Al abrir un usuario en Google, automáticamente tenemos una cuenta de Gmail y la identidad de Google/Gmail es común en todos los dispositivos, ordenadores, móviles o tabletas, especialmente en estos últimos si el sistema operativo es Android (que son todos los que no son dispositivos Apple). Igualmente ocurre en el entorno Apple.

Otra opción para el e-mail es tener un programa en el dispositivo para gestionarlo, pe MS Outlook, Eudora, IBM Notes, etc., opción habitual en negocios, pues tiene funcionalidades más potentes de cara a la gestión del correo, especialmente cuando tienes varias cuentas de mail. A este tipo de programas se les denomina “cliente”, porque es una aplicación local especializada y subsidiaria que gestiona las funciones de una (o varias) aplicación centralizada, con la que intercambia información. En este caso el cliente de gestión del mail accede a los buzones de las diferentes cuentas de mail y copia los mails de las bandejas de entrada. Esas copias ya están en nuestro ordenador y las podemos gestionar localmente.

La mayoría de los servicios de mail nos proporcionan, además, otras dos funciones críticas en el mundo conectado: la gestión de los contactos y la de la agenda-calendario. También la gestión de Notas en algunos casos.

Estas funciones son importantes porque además de querer ver el mail, también queremos poder acceder a los mismos contactos desde todos nuestros dispositivos y gestionarlos (agregar, modificar, eliminar…) y queremos gestionar nuestra agenda desde cualquiera de ellos (ver citas, agregar, modificar, eliminar…).

Esto es imprescindible en el universo digital: una identidad común y acceso a tu información crítica independientemente del dispositivo desde el que accedas.

Sé que es complejo. Es algo mas sencillo si tienes solo una cuenta de correo electrónico. Pero si tienes un negocio, tu dominio propio y varias cuentas (personales o profesionales) vas a necesitar un poco de ayuda (¡pídela!, que siempre hay alguien a mano… y que te explique/enseñe como se hace).

Solo nos queda un paso mas en esta introducción al mundo digitalizado. Uno no se da cuenta de la complejidad (que no dificultad, ¡ojo!) para los no “digitalizados” de esta nueva realidad hasta que lo escribes/lees…y esto es muy básico. Pero hay que estar “DENTRO”… o “no estar/no ser”.

  1. Aplicación informática: es un programa de software diseñado como herramienta para permitir a un usuario realizar una o varias funciones. Un ejemplo de aplicación es un procesador de texto, como el popular Word de Microsoft, que permite componer, editar y gestionar textos. Actualmente usamos cotidianamente muchas aplicaciones o herramientas, para navegar por internet, para gestionar el correo electrónico, para gestionar nuestras fotos, nuestra música, los cálculos, las presentaciones…
  2. Ordenador: todos los dispositivos digitales que procesan aplicaciones son ordenadores o computadores, pero normalmente, para diferenciarlo del móvil o de la tableta, nos referimos por ordenador al dispositivo que tenemos en nuestra casa u oficina y que suele ser un dispositivo fijo (o “desktop”, de sobremesa) o un portátil (o “laptop”, sobre el regazo).
  3. Sistema Operativo: el sistema operativo es el conjunto de programas que controlan los procesos básicos de una computadora y permite el funcionamiento de otros programas, como son las aplicaciones. Los mas comunes son Microsoft Windows y Apple Mac OS, en ordenadores y Google Android y Apple IOS, para móviles y tabletas.

    Autor: Luis Ramírez Vera.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
The following two tabs change content below.
Consultoría de Recursos humanos Online. Orientación profesional. Servicio para profesionales, particulares y empresas. Desarrollo personal, coaching y mucho más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *