Go to Top

DIGITALÍZATE/Parte 4: Las Redes Sociales. Reputación digital para el Empleo

Un nuevo modelo de relación y su importancia en el entorno profesional.

Hasta aquí hemos analizado dos aspectos fundamentales del mundo digital, el de cómo conectarnos físicamente y el de las aplicaciones básicas que nos permiten acceder a la información y los servicios que se ofrecen en ese mundo virtual.

Uno de los cambios críticos que ha traído internet es el de la conectividad social (social networking) a través de las aplicaciones denominadas redes sociales y, como consecuencia de la generalización de su uso, nuestros modelos de relación humana están cambiando y aparece un nuevo concepto: la Reputación digital. 

Una red social es una plataforma de internet a la que podemos acceder desde nuestro dispositivo mediante el navegador o una app y que nos permite crear un perfil nuestro y compartirlo con las personas con las que aceptamos ponernos en contacto. Normalmente en estas redes, una parte de ese perfil es público, es decir accesible a cualquiera que está dado de alta en dicha red, y otra parte puede ser privada, solo accesible para los que forman nuestro grupo de contactos aceptados, pero no en todas existe esta parte privada.

Hay, fundamentalmente, tres grandes entornos donde las redes sociales tienen gran difusión y arraigo: el personal, el profesional y el social, entendiendo este último como una mezcla donde, personas, profesionales y entidades interaccionan.

Facebook es la principal a nivel personal, pero también social porque es cada vez mas normal ver que empresas e instituciones utilizan esta red para relacionarse con sus clientes y la sociedad en general. En Facebook las personas o entidades pueden configurar una especie de sitio web propio donde se muestran contenidos (textos, fotos, videos, audios) que el titular expone y comparte con sus contactos, a la vez que éstos los comentan y los comparten con otros. Facebook tiene unos 2.000 millones de usuarios.

En el entorno profesional la principal red social es LinkedIn, que proporciona al individuo herramientas de relación con otros profesionales de su mismo perfil o sector. Se utiliza a título individual y empresarial. Es hoy un instrumento relevante para los profesionales de la búsqueda de talentos que habitualmente buscan y analizan sus referencias a través de esta red. La utilizan unos 500 millones de usuarios.

Finalmente, Twitter constituye un nuevo instrumento de comunicación social. Dado que permite la agrupación alrededor de una fuente a la que otros miembros pueden seguir, es una herramienta muy útil para celebridades, entidades y medios de comunicación para comunicar sus mensajes directamente a sus seguidores. Tiene en la actualidad unos 330 Millones de usuarios.

Existen muchas otras, además de estas tres. Un 40% de la población del planeta utiliza alguna red social.

Las redes sociales son actualmente una herramienta imprescindible para relacionarse en el mundo conectado, donde individuos, profesionales, entidades o empresas coinciden. Cualquier empresa o profesional ha de tener una estrategia de comunicación adecuada para desarrollar en estas redes. Por ello es importante conocer cómo utilizarlas adecuadamente. Recomiendo explorar la multitud de tutoriales sobre este asunto que hay en internet, muchísimos en inglés, que cubren todos los aspectos de cómo desarrollar óptimamente esta presencia en las principales redes sociales. Igualmente encontraremos cursos especializados sobre comunicación en redes sociales.

Esto me lleva a mencionar dos conceptos importantísimos a tener en cuenta en el mundo socialmente conectado: la Propagación y la Reputación.

En otros tiempos, la sociedad estaba mucho mas jerarquizada y la información mas filtrada. Actualmente el mundo es mucho mas plano y hay menos niveles entre el emisor de la información y el receptor, incluso ninguno. Un tweet de un personaje público llega directo a sus receptores que a su vez lo reenviarán a otros, generando una ola exponencial. Por ello la velocidad de Propagación de la información es hoy casi instantánea, lo que ocurre igualmente tanto para las verdades como para las mentiras, para lo bueno y lo malo. El bien o el daño es inmediato.

De aquí la importancia de la reputación. Las redes sociales nos permiten construir un perfil que será público, lo que conlleva un alto nivel de exposición. Cualquiera puede buscar nuestros nombres e inmediatamente obtendrá una referencia de las redes sociales donde se encuentra activo, como persona, profesional o empresa. Este perfil irá sedimentando una reputación, de la persona, el profesional o de la entidad o empresa en el mundo virtual. Un error en la gestión de ese perfil puede ser devastador y arruinar casi instantáneamente esa reputación cuidadosamente elaborada. Eliminar el rastro del error en internet es muy complejo, a veces imposible.

Conclusión: las redes sociales son muy útiles, pero hay que utilizarlas con precaución. En lo profesional es importante tener una visión estratégica y global de cómo y cuáles utilizar para comunicar de forma efectiva con la sociedad.

Luis Ramírez Vera, empleo, reputación, digitalizate

Ingeniero, Empresario y Consultor

Twitter: @lramirezvera empleo, reputación, digitalizate, empleo, reputación, digitalizate, empleo, reputación, digitalizate, empleo, reputación, digitalizate

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
The following two tabs change content below.
Consultoría de Recursos humanos Online. Orientación profesional. Servicio para profesionales, particulares y empresas. Desarrollo personal, coaching y mucho más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *